Inversión en dividendos

Inversión en dividendos

El segundo pilar en la construcción de nuestro plan de inversión y por lo tanto en nuestra generación de ingresos pasivos está en la inversión en dividendos.

¿Qué es el dividendo?

El dividendo es la remuneración que una empresa concede a sus accionistas por el simple hecho de serlo. El formato más utilizado es la entrega de una cantidad de dinero al accionista por cada una de las acciones que posee.

El dividendo se entrega con el cierre del ejercicio y se obtiene de repartir una parte de los beneficios, aunque no siempre es así. Hay empresas que se endeudan para repartir dividendos y esto en mi opinión es una verdadera atrocidad. Más adelante explicaremos el por qué.

Para nosotros, como inversores pasivos nos interesa especialmente este modelo porque en nuestro futuro plan vamos a querer obtener unas rentas pasivas que cubran nuestros gastos, y ¿qué mejor forma que tener una serie de empresas que de forma periódica nos están repartiendo una parte de los beneficios de forma completamente pasiva?

Si hablamos de repartir una parte de los beneficios, por tanto, tenemos que partir de la base que las empresas que reparten dividendos generan ese beneficio, aunque en un periodo de tiempo concreto (por ejemplo en la crisis del Covid-2020 hubo muchas empresas que no generaron beneficio y que mantuvieron el dividendo). Por otro lado, hay otro tipo de empresas, que se llaman empresas de crecimiento, que generen o no beneficios, no plantean el dividendo.

El dividendo es una forma lícita de remunerar o compensar al accionista, pero hay otras:

1.- El crecimiento del valor de la compañía y por tanto del valor de la acción. Así, el accionista que compra en un momento dado, con el crecimiento de la compañía en un tiempo futuro obtiene mayor valor de varias formas:

  • La primera y más obvia es la propia reinversión de los beneficios en la compañía abriendo nuevos mercados, invirtiendo en nuevos productos, abriendo nuevas plantas de producción, etc.
  • Otra opción es la adquisición de otras compañías competidoras o complementarias con las que generar sinergias y crecer aún más en el futuro.

2.- La recompra de acciones en formato autocartera: la empresa puede utilizar la caja existente para recomprar acciones a sus accionistas, esto tiene varias connotaciones muy positivas: 

  • La recompra de acciones hace que haya menos acciones en circulación y por tanto se incremente el valor de las acciones en circulación.
  • Otra, si la empresa decide recomprar acciones es porque los directivos de la empresa consideran que el momento de compra es adecuado, se encuentran a buen precio y tienen un potencial de revalorización, por lo que eso es positivo para los accionistas.
  • La tercera ventaja es que la recompra de acciones no supone una salida de dinero para el inversor (un ingreso) y, por tanto, no se pagan impuestos.

3.- La reducción de la deuda: es otra forma muy positiva de invertir los beneficios generados por una empresa, reduciendo la deuda, que de nuevo tiene varios puntos positivos:

  • Al reducir la deuda, el beneficio futuro crece al reducirse los gastos financieros futuros. Siempre teniendo en cuenta que en los últimos años la deuda ha sido muy barata y por tanto a las empresas les beneficiaba estar endeudadas.
  • Además se reduce la incertidumbre por posibles problemas futuros en caso de subida de tipos de interés, etc y se incrementan las posibilidades de nuevas financiaciones futuras.
  • Mejoran los ratios fundamentales de la compañía (en este caso el endeudamiento, los ratios de solvencia, liquidez, mejora el balance…) Esto hace que la compañía sea más atractiva para futuros inversores y, por ello, que el valor de la compañía pueda crecer.

4.- Por supuesto, el beneficio se puede almacenar en caja, y esto es positivo en cierta medida. Una empresa con caja es una empresa sólida, una empresa que puede crecer e invertir en el futuro. Pero también puede ser una empresa que no esté encontrando nuevas oportunidades de inversión y no pueda hacer mucho más con su dinero.

Lógicamente un exceso de liquidez no invertido también supone una pérdida de valor ya que la inflación hace que el dinero con el tiempo pierda valor.

En mi opinión y, como me gusta decir en la vida: “in midi virtu est”. O, dicho en castellano, en el medio está la virtud. Me encantan las cosas equilibradas y en este caso me gustan las empresas que:

  • Son capaces de invertir en su propio crecimiento para un mayor valor futuro
  • Recompran acciones para por un lado crecer el valor del accionista y por otro demostrar que esperan crecer su valor futuro.
  • Reducen de forma progresiva su deuda, de forma estratégica y mantienen un buen equilibrio de liquidez y de deuda.
  • Y, por supuesto, me gustan las empresas que reparten dividendos, y no sólo de forma fija, sino que son capaces de crecer dichos dividendos en el tiempo (y aquí centraremos la estrategia).

Una vez que hemos entendido las diferentes formas que tiene una empresa de generarnos retorno, intentaré explicar el por qué de la importancia de los dividendos, en mi opinión y desde mi experiencia, y por qué hay una gran corriente seguidora de esta estrategia.

Esta estrategia se basa fundamentalmente en 2 aspectos:

  1. El reparto de dividendos por cada acción.
  2. El crecimiento de dichos dividendos a lo largo del tiempo.

Pongamos un ejemplo numérico:

  • Pongamos que una empresa A tiene un valor en el momento de compra de 100€ por acción.
  • Pongamos que dicha acción A reparte un dividendo este año de 5€ por cada acción.
  • Por tanto, el dividendo de dicha acción es del 5%.

Hasta aquí, podríamos decir que, si analizamos el histórico de dicha acción y lleva bastantes años repartiendo dividendos y, además, consideramos que es una empresa sólida, con un potencial de crecimiento futuro en condiciones normales, tendríamos un 5% de rentabilidad sobre nuestro dinero.

Pero sigamos avanzando, porque no nos vamos a conformar con ese 5%.

Si te gusta el contenido apúntante a nuestra newsletter y te informaremos de las últimas publicaciones

Ahora imaginemos que esta empresa tiene un crecimiento sólido (por crecimiento del sector, por ventajas competitivas, por incrementos de márgenes, etc) y consigue cada año más beneficios. Por tanto, cada año puede incrementar ese beneficio digamos que un 4%.

Continuando con nuestro ejemplo:

  • El año 1 estaríamos percibiendo 5€, un 5%.
  • Pero el año 2 estaríamos percibiendo un 4% más, es decir 5,2€ (o un 5,2%). 
  • Ahora es cuando alguien dirá, ¿por 0,20€ más te emocionas tanto?

Tranquilo, que más abajo te mostraré la tabla excel acumulando años 😉

Por supuesto que esto no tiene sentido si sólo tenemos una acción. Cada uno podría hacerse el ejercicio para calcular cuántas acciones de 100€ necesitaría para cubrir, por ejemplo, 1.000€ al mes (que son 12.000€ al año en dividendos).

  • Efectivamente, para conseguir 12.000€ al año necesitaríamos dividir entre los 5€ por acción y tendríamos 2.400 acciones
  • Y, estando valoradas dichas acciones en 100 € necesitaríamos por tanto 240.000€

Ahora es el momento en el que pierdo al 80% de los lectores… ¡qué sabio pareto!

Y, peor aún, si te digo que más o menos el 20% de tus ingresos por dividendos se los queda el estado a través del impuesto de la renta como impuesto por el capital mobiliario. Teniéndolo en cuenta, por tanto, para obtener 12.000€ al año netos necesitaríamos 300.000€ invertidos en dividendos.

Es por ello que tan importantes son los 3 factores en su conjunto:

  • El propio ratio o porcentaje de dividendo.
  • La tasa de crecimiento de dicho dividendo.
  • El crecimiento en sí del valor de la compañía.

Además, existe un último factor que radica en la reinversión constante de los dividendos y en la acumulación del capital aprovechando la magia del interés compuesto. No te preocupes si no acabas de entender esta frase porque vamos a ver un ejemplo, primero en tabla y, luego en gráfica que se auto explicará.

Para este supuesto, imaginemos que estamos trabajando y hemos podido ahorrar una cantidad inicial para invertir (pongamos 6.000€) Además, podemos invertir de forma constante todos los meses otra cantidad porque hemos hecho muy bien los deberes y tenemos los gastos bajo control (250€).

Pongamos que hemos conseguido después de un trabajo y un análisis muy bien hecho identificar una cartera de acciones con la que obtenemos de media un 4,5% de dividendos con un crecimiento de dichos dividendos al 4% anual.

Y que, además, nuestra cartera de acciones está creciendo a largo plazo al ritmo medio que lleva creciendo el mercado S&P 500 en los últimos casi 100 años (al 8,3% promedio anual).

Esta suposición que estamos haciendo no es para nada descabellada y son los promedios en los que se mueve mi cartera de acciones. No te preocupes, que a lo largo de futuros artículos iremos completando los pasos para entender bien el proceso de análisis de una cartera de acciones.

Resumo el ejercicio:

  • Aportación inicial: 6.000 €
  • Inversión mensual: 250€
  • Rentabilidad por dividendos: 4,5%
  • Crecimiento de los dividendos: 4%
  • Crecimiento del valor de la acción: 8,3%
  • Y añadiéndole un promedio del 20% de impuesto por capital mobiliario

Con estas hipótesis tendríamos un escenario como este, donde he resaltado en verde el momento en el que alcanzamos a obtener 1.000€/mes netos de impuestos de forma pasiva.:

Tabla de ejemplo dividendos por educacionfinanciera.info

NOTA IMPORTANTE: para no complicar el modelo y su comprensión habría que tener en cuenta la inflación, donde podríamos incorporarle de forma negativa un 2% promedio, pero como digo, trato de simplificar este ejemplo.

O, expresado de forma gráfica podemos ver la curva exponencial que supone el incremento patrimonial del valor de nuestra cartera. Cuánto más tiempo pasa más rápido crece el patrimonio con la misma aportación mensual.

Tabla de crecimiento exponencial de dividendos, por educacionfinanciera.info
Partiendo que, el salario neto mensual, en España (2021), es de 1.923 €:

  • Podríamos conseguir dicho salario en 22 años
  • De nuevo, sin tener en cuenta la inflación, pero si la tuviéramos en cuenta tardaríamos 2-3 años más.
  • Para ello tendríamos que ser capaces de ahorrar 250€/mes que es un 13% del salario neto mensual

Y esto sin tener en cuenta otras fuentes de ingresos que tendríamos que plantearnos seriamente.

Estoy seguro que la mayoría de vosotros os estaréis preguntando cómo se puede acelerar este proceso, porque si algo no tenemos los seres humanos, por lo general, es paciencia.

Y también estoy seguro que estarás pensando que la mejor forma es poner mucho dinero al principio: en vez de aportar 6.000€ poder aportar 50.000€. Por supuesto que esto repercute en el modelo, pero sin lugar a dudas la clave está en la aportación mensual.

Además que, el hecho de aportar de forma periódica y mensual a tu plan, favorece otros conceptos que, como bien sabes, son muy importante para un inversor inteligente:

  • Diversificación en tiempo
  • Te ayuda a mantener a raya tus gastos para esforzarte en aportar a tu plan

De esta manera, si modificamos nuestro modelo y cambiamos la aportación de 250€/mes por 1.000€ al mes:

  • Conseguiríamos alcanzar los 1.000€/mes de ingresos pasivos netos en 11 años en vez de en 18
  • Conseguiríamos alcanzar los 1.900€/mes de salario neto medio en España en 15 años en vez de en 22.

Como ves, hacer un mayor esfuerzo en una aportación mayor mensual puede merecer mucho la pena.

La reflexión ahora, te toca a ti:

  • ¿Te interesa el modelo de inversión en dividendos?
  • ¿Estás dispuesto a esforzarte y en ahorrar de forma constante todos los meses para aportar a un plan de inversión en dividendos?
  • ¿Estarías dispuesto incluso a un esfuerzo mayor aumentando tus fuentes de ingresos para conseguir una mayor aportación mensual?

Pero sobre todo, la pregunta más importante: ¿tienes la paciencia y el tiempo necesario para conseguirlo?

 

RESPONSABILIDAD Y AVISO LEGAL

Todo el material  e información ofrecida tiene un carácter totalmente informativo, por lo que educacionfinanciera.info no se hace responsable del uso indebido que las personas hagan de esta información. Cualquier contenido de esta página no supone una recomendación de compra/venta de Valores cotizados en bolsa.

Al compartir opiniones teóricas, su contenido es meramente informativo y, por tanto, no debe ser utilizado para valoración de carteras o patrimonios, ni servir de base para recomendaciones de inversión. Todo inversor ha de realizar su propio análisis antes de tomar una decisión de inversión y ser responsable de sus acciones.

Últimos artículos
Contacto
close slider

    Haznos tu consulta

    Login
    Loading...
    Sign Up

    New membership are not allowed.

    Loading...
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
    Privacidad